Aprendiendo un nuevo idioma

Aprender nuevas cosas siempre es un reto que vale la pena asumir. En esta temporada de reclusión social es  una buena idea comenzar o retomar el estudio de un nuevo idioma, y para ello queremos sugerirte alternativas prácticas y divertidas para comenzar este desafío sin salir de casa. Lo primero y más importante que debes considerar es tener motivación y disposición, ten presente que la nuestra es una invitación a un estilo de  aprendizaje autónomo y autodidacta así que la buena marcha del mismo y sus resultados dependerán enteramente de tu perseverancia y constancia.

Creemos que el dominio de una nueva lengua se logra a través de un método de inmersión total permeando, en lo posible, cada aspecto de la vida cotidiana. Para comenzar es necesario hacer un listado de cosas que hacemos durante el día para después diseñar, en base al mismo, actividades que puedan ser integradas a nuestra rutina diaria. Si tienes metas claras acerca de lo que más te gustaría aprender, sería conveniente que establezcas un plan de estudios flexible que te permita hacer cambios o ajustes en la medida en que lo consideres pertinente,  ten presente  que no  es una camisa de fuerza, no te agobies con un esquema y en cambio asegúrate de disfrutar siempre la experiencia.

Pero ¿cómo sé que domino un lenguaje? Bueno, existe algo denominado las 5 habilidades del lenguaje: escuchar, pensar, hablar, leer, escribir. Y lo redactamos en ese orden al considerar cuál es la manera más natural en la que obtenemos los seres humanos nuestra lengua materna. No obstante, existe un eterno debate entre qué fue primero, si el pensamiento o el lenguaje propiamente dicho. Para no complicarnos, establezcamos que la gran mayoría de nosotros aprendió a hablar por imitación al escuchar hablar a los adultos a nuestro alrededor, luego aprendimos el alfabeto y con ello a leer y escribir. Tal vez esta última habilidad fue la más difícil (o continúe siéndolo para algunos de nosotros), pues el componer oraciones con sentido gramatical y una ortografía impoluta  requiere, entre otras cosas, cultivar hábitos como la lectura y la escritura.

Las recomendaciones que te haremos a continuación lo que buscan es hacer que el aprendizaje sea de lo más natural y dinámico, abarcando las diferentes habilidades mencionadas antes, y que todo el proceso resulte una tarea divertida en vez de una obligación pesada porque, sólo así, aprenderás para la vida.

  • Comienza por ver videos, películas, documentales, programas o canales de televisión. Incluso es  probable que  disfrutes más al ver algunos de estos contenidos en su idioma original.  ¿Subtítulos? Es opcional. La vida real pocas veces los tiene. Es muy útil ver el video una segunda vez con su traducción para confrontar lo que lograste entender y lo que no.
  • Escucha audios ya sea la radio, podcasts, noticias o audiolibros. Puedes hacerlo mientras ayudas en las tareas de casa. No te preocupes si no entiendes nada o si te suena demasiado rápido. Al comienzo es difícil, pero mientras más escuches, más entrenarás tu oído. Con el tiempo notarás cómo mejoras al identificar sonidos, palabras y oraciones.
  • Busca letras de canciones con sus traducciones. Así podrás escuchar, leer y aprender al mismo tiempo que disfrutas de la música. ¿Cantar? ¿Por qué no? Es una buena idea para imitar los sonidos del idioma.
  • Si te animas a escuchar audiolibros, sigue la lectura con el libro. Así no solo practicas la escucha sino también la lectura y podrás notar cómo suena cada palabra.
  • Marca todo el inmobiliario de casa, objetos, todo lo que tengas a la vista y que puedas etiquetar con la palabra análoga en el idioma que estés aprendiendo. Así, cuando veas o uses alguno de ellos tendrás primero en mente tanto el término traducido como el significado para designarlos.
  • Cambia el idioma del sistema operativo en tu computador, celular, televisor o cualquier dispositivo tecnológico. Esto parece ser un paso difícil de tomar, pero no imposible. Recuerda que es posible volver a cambiar la configuración cuando lo desees. Estos son algunos de los instructivos para lograrlo:
    • Para cambiar las preferencias de idioma en tu dispositivo consulta el manual de usuario del mismo.
  • Elabora una lista de verbos que uses a diario. Busca las palabras más utilizadas en el idioma y haz un diccionario práctico. Asegúrate de tener ambos a la mano.
  • Intenta levantarte 15 minutos más temprano de lo acostumbrado para repasar vocabulario. Una vez que logres memorizarlo, trata de ponerlo en práctica.
  • Lee  textos como periódicos, revistas, artículos, libros o visita sitios web. Es un reto interactuar en los diferentes foros pero sería un buen comienzo para escribir y conectar con comunidades o grupos de tu interés.
  • Interactúa con personas que son hablantes nativas del idioma. No temas al ridículo, sólo cuando asumes el riesgo de equivocarte logras hablar con otros. Si tu meta es aprender inglés, Cambly te será útil para participar en conversaciones. Otra gran comunidad a la que puedes unirte para practicar otros idiomas es Busuu. Si quieres asumir más riesgos, prueba agregando nuevos contactos a tus redes sociales o a tu Skype que hablen el idioma, pero recuerda nunca brindar información personal o sensible a desconocidos.
  • Haz actividades con este idioma como preparar recetas, llenar crucigramas, resolver sopas de letras. Sé creativo, el límite lo pones tú.
  • Utiliza aplicaciones o sitios web que te impulsen a seguir un plan de estudio para avanzar, reforzar conceptos y mejorar la gramática como Duolingo, Babbel o Lingualia. Visita sitios web como Forvo para escuchar las diferentes pronunciaciones, o Reverso para conjugar verbos y aclarar dudas gramaticales y de contexto. En internet hay todo un mundo de posibilidades al alcance de tu mano.
  • Si eres profesor y estás involucrado en la enseñanza de un nuevo idioma,  te recomendamos echarle un vistazo a Asistente de Bilingüismo, que te ayudará a hacer las clases de inglés mucho más productivas.
  • Repite. No importa que lo hayas aprendido una primera vez. La repetición no solo ayuda a interiorizar la estructura del nuevo lenguaje sino que también afianza términos y conceptos adquiridos, de ahí que la práctica sea fundamental para concretar el conocimiento alcanzado.
  • Por último pero no menos importante, persevera, sé paciente y no te rindas. Continúa hasta el final, sorteando las dificultades que se te presenten. Un nuevo idioma te abre camino hacia otra cultura, otra comunidad, todo un universo por descubrir.

Para algunas personas el proceso de aprendizaje de una lengua probablemente tardará un poco más de tiempo. La frustración aparece cuando parece que es más difícil de lo presupuestado y que no lo estamos logrando. Lo cierto es que el dominio sólo se logra con la práctica continuada; las promesas de conseguirlo en poco tiempo son ilusorias. Podría tomarte algo más que un año, pero estamos seguros que una vez lo logres verás que todo esfuerzo habrá valido la pena.

Cuéntanos si tienes algún método que emplees y que consideres pueda ser útil para cualquiera que desee aprender otro idioma.

8 thoughts on “Aprendiendo un nuevo idioma

    • ¡Hola 이사벨라! Qué bueno que te haya gustado el artículo, muchas gracias a ti por leernos y esperamos aprendas cada día un poco más 🙂

    • ¡Hola Daniel! Es maravilloso que quieras aprender un nuevo idioma. Te invitamos a poner en práctica las recomendaciones que te damos en este artículo, para que muy pronto consigas lograr tu objetivo. ¡Saludos! 🙂

    • ¡Hola Jerónimo! Es excelente que quieras aprender un nuevo idioma. Te invitamos a poner en práctica las recomendaciones que te damos en el artículo, para que lo logres pronto. ¡Saludos! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *