Reflexiones sobre «Wonder», la película

La película es la adaptación de un libro bajo el mismo título Wonder de la autora de ascendencia colombiana Raquel Jaramillo Palacio bajo el seudónimo de R. J. Palacio, y que ha sido un bestseller desde el 2012 siendo ubicado entre los libros más vendidos según The New York Times, con más de cinco millones de ejemplares alrededor del mundo y siendo traducido a 45 idiomas. Su mensaje principal acerca de la amabilidad inspiró el movimiento Choose Kind -«Elige ser amable» o «Elige la bondad»- que busca incentivar la empatía, la generosidad y la amabilidad con todos.

El filme Extraordinario (como fue llamado en Hispanoamérica), al igual que el libro La lección de August (en español), explora la vida de August Pullman o Auggie  en la cinta y de cómo soporta el acoso escolar con la ayuda de su familia y sus amigos, retratando además las distintas problemáticas que afectan a los niños y jóvenes. Es una apología al buen trato, la amabilidad y la tolerancia. Su mensaje es claro y ha logrado calar entre alumnos y profesores de todo el mundo en países tan dispersos entre sí, pues ambos, tanto estudiantes y docentes, al final, necesitan de la cordialidad y la bondad. El bullying es un asunto global que, si bien no es nuevo, es apenas ahora en décadas recientes que se está combatiendo duramente.

La trama es seguida desde el punto de vista de distintos personajes representativos, incluyendo a su protagonista. En cada versión se nos presenta el trasfondo de cada uno de ellos; esta suerte de juego de roles en un caso típico de matoneo, no solo nos introduce en el problema sino que también ayuda a abordarlo para poder lidiar con él. El niño bully o acosador, los espectadores indiferentes, los empáticos que se comprometen positivamente; en esta dinámica relacional se revela progresivamente cómo todos tienen también sus propias luchas y son susceptibles de ser víctimas, incluso el perpetrador del matoneo. Hay eso sí, una decisión que los separa diametralmente: la de ser consciente e intencionalmente amables con los demás. Un buen ejemplo de lo anterior nos es revelado por la misma autora a través del personaje de Charlotte, invitándonos a reflexionar sobre el ser simplemente amable y el elegir serlo, es decir, sobre ser un espectador pasivo o un defensor activo.

Mira aquí el tráiler de la película

Sobre la autora

Hija de inmigrantes colombianos. Su padre, de origen antioqueño, trabajaba en la industria editorial mientras que su madre, barranquillera, era secretaria de una compañía norteamericana. Ambos emigraron a Estados Unidos en la década de los sesenta. Desde muy niña estuvo rodeada de libros, amante de la lectura ya en su adolescencia hizo su primer acercamiento a la literatura escribiendo ficción. Y como no podía ser de otra forma, trabajó para editoriales diseñando portadas de libros. ¡Hasta se casó con un editor de libros infantiles! quien la ayudó por supuesto con su incursión como autora infantil.

El fenómeno que generó éste, su primer libro, cambió su vida. Pasó de diseñar la cubierta de cientos de  obras de otros autores a crear sus propios títulos, para niños y jóvenes, que tratan temas como la bondad, la empatía y la tolerancia. También se ha convertido en una vocera en la lucha contra el bullying o matoneo escolar, dando charlas y conferencias alrededor de Estados Unidos generando conciencia entre los niños, sus padres y la comunidad educativa en general.

Datos curiosos

  • Wonder  retrata un año en la vida del personaje ficticio August Pullman, quien sufre del síndrome de Treacher-Collins (TCS), una rara enfermedad que afecta a 2 de cada 100.000 nacimientos. La historia termina con su graduación de quinto grado.
  • El TCS es una deformidad genética hereditaria, caracterizada por defectos en la estructura craneofacial y en los tejidos que no se desarrollan completamente, produciendo la ausencia de pómulos y oídos. Puede generar además problemas respiratorios y auditivos.
  • El oficio de la madre de Auggie (el protagonista principal) es un guiño a la autora quien es, además de escritora, ilustradora.
  • A raíz del éxito del libro publicado en el 2012, Wonder tuvo su adaptación cinematográfica en el 2017. Esta última no fue muy exitosa hasta su inclusión en el catálogo de Netflix, donde ha sido una de las más vistas de la plataforma.
  • Según cuenta la autora en el sitio web oficial del libro, su inspiración para escribir esta historia vino de un desafortunado evento con su hijo menor quien, al ver a una niña junto a ellos con una severa diferencia facial, se asustó tanto que rompió en llanto. Ella no supo manejar la situación, y ante el temor de que su hijo pudiera lastimar los sentimientos de la pequeña, decidió marcharse abruptamente. Fue así como comenzó a meditar en ello y preguntarse cómo debía ser la vida para esa niña, enfrentándose a diario a un mundo que no sabía cómo reaccionar con ella al verla.  

Reflexiones

Hemos querido traerte algunas de las enseñanzas más relevantes que pudimos extraer al ver la película, y con ellas invitarte a que, si aún no la has visto, te animes también a disfrutarla y de paso compartirnos tus propias conclusiones.

  • A los niños -e incluso algunos adultos- les cuesta ocultar sus impresiones iniciales y pueden llegar a ser crueles haciendo preguntas groseras o mirando demasiado. Los padres desde el hogar deben ayudarlos instruyéndoles sobre la necesidad de ser amables y educados con el otro, y en especial ante las diferencias.
  • “Si tienes la opción de tener la razón o ser gentil, elige la gentileza”.
  • El bullying afecta la confianza y el nivel de aceptación que se tiene de sí mismo. De ahí que la opinión de quienes mejor nos conocen (familia, seres queridos) debe tener mayor peso que la de los desconocidos.
  • Hacer amigos ayuda mucho en el proceso de inclusión, mientras que la marginación causa un gran daño. Comprensión antes que exclusión ante las diferencias pues, no se trata de que el otro cambie su aspecto sino de que los demás cambien la forma de verlo.
  • Los niños son un reflejo de sus padres. Las conductas de matoneo son, muchas veces, aprendidas en el hogar, replicadas en la escuela y reforzadas por la impunidad y la indiferencia.
  • Los adultos juegan un papel fundamental en las conductas de los niños, quienes son el reflejo de sus padres. Es importante considerar que tanto las conductas de acoso como las de inclusión son aprendidas en casa. Los padres son quienes mayor influencia tienen en sus hijos.
  • Tanto jóvenes como niños en su afán por ser aceptados y ante el temor de ser rechazados, intentan agradar a todos incluso -a quienes no les agradan- si eso implica  mentir o traicionar a sus amigos. Una familia destruida puede empujarlos a la búsqueda de la aprobación y la atención (ser popular) que tal vez no tienen en casa (llenar vacíos afectivos), por medio de conductas como la rebeldía o el acoso contra otros.
  • “Lo que hacemos es lo que somos, eso es lo que más importa”.
  • Los hijos de padres egoístas y superficiales que no les oyen, se sentirán solos y desatendidos. El apoyo de familiares y amigos es fundamental para superar las adversidades y dificultades.
  • La indiferencia ante el acoso nos hace culpables. Tanto daño hace el perpetrador como quien asiste en silencio.
  • Los niños muchas veces no son conscientes del daño que pueden producir con las palabras. Es de gran valor y una muestra de madurez, cuando reconocen que han lastimado al otro con ellas y piden perdón.
  • Una familia unida y amorosa es un apoyo fundamental, un refugio contra la hostilidad del mundo allí afuera. Pero es necesario romper esa burbuja y afrontar ese mundo con valentía y coraje, sabiendo que quienes nos conocen mejor están ahí para apoyarnos.
  • Debemos ser, como amigos, esa familia para quienes están solos sin una.
  • Nunca hacer juicios de valor sobre los demás a razón de su apariencia.
  • Se necesitan maestros atentos, comprensivos, abiertos y dispuestos a apoyar a los niños más susceptibles a ser víctimas de abuso.
  • El apoyo de los padres a través de una buena paternidad (crianza con amor), es fundamental en la aceptación que tiene el niño o joven sobre sí mismo y su deseo de superación. Aun así, la acogida y la aceptación en el colegio son importantes también.
  • “La grandeza yace no en la fuerza, sino en el uso correcto de ella”.
  • “Si conociéramos a los demás, nos daríamos cuenta que nadie es común y todos merecen una ovación de pie, al menos una vez en la vida”.
  • “Sé amable, todos tenemos nuestras batallas”.
  • Es necesario ver la diferencia con respeto.

Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *