Una fecha importante en la historia colombiana

El último billete de mil pesos que circula en Colombia (de los que ya quedan muy pocos) presenta al señor Jorge Eliécer Gaitán Ayala, pero alguna vez te has preguntado, ¿quién es ese señor? ¿Por qué es importante?

El señor Jorge Eliécer Gaitán fue una persona muy importante para nuestra historia; fue uno de los dirigentes políticos colombianos de mayor influencia en el siglo XX, y su asesinato, el 9 de abril de 1948, desató la ira de las masas populares y trajo como consecuencia una violencia que según algunos analistas tiene sus repercusiones en la actualidad.

Gaitán fue un político liberal que defendía las ideas socialistas europeas, pero que nunca quiso promover una revolución, pues según él, Colombia necesitaba muchos cambios sociales, pero debían hacerse desde la democracia.

Gaitán en su carrera política entre 1924 y 1948 se desempeñó como  parlamentario y funcionario público, fue ministro de educación. Excelente orador, conocido como el gran caudillo, entusiasmó especialmente a los sectores populares en los años treinta y cuarenta. Empezó a destacarse en la escena política nacional desde 1929 cuando después de visitar la zona bananera donde los trabajadores de la United Fruit Company adelantaban una huelga, recolectó datos y denunció ante el Congreso de la República cómo el gobierno había reprimido dicha huelga.  Posteriormente en 1932, creó un movimiento político popular llamado UNIR (Unión Nacional Izquierdista Revolucionaria) con el fin de presionar para que se introdujeran algunas reformas sociales en la constitución.

Las ideas de Gaitán eran de gran aceptación entre las masas populares y para las elecciones presidenciales de 1946 fue proclamado candidato; no fue elegido, pero como se demostró que sus seguidores habían crecido considerablemente, siguió preparando su campaña para las elecciones de 1950, a las que nunca llegó porque fue asesinado en 1948.

Los hechos: Era el gobierno de Mariano Ospina Pérez, conservador; el 9 de abril de 1948, Bogotá era sede de la Novena Conferencia Panamericana, por eso había muchas personas representantes de toda América. Gaitán se dirigía a almorzar con algunos amigos, pero cuando salió, en la puerta del edificio, un individuo (Juan Roa Sierra) disparó contra él, varias veces, ocasionándole la muerte. Gaitán fue llevado a la Clínica Central, pero murió.  La muchedumbre enloquecida linchó al señor Roa y se desató una de las revueltas más violentas de la historia de Colombia, inicialmente en Bogotá (en donde este hecho se denominó el Bogotazo) y luego se extendió por varias ciudades del país; hubo saqueos, incendios de edificios e iglesias, robos, ataque a locales comerciales, asesinatos y cantidad de excesos durante 3 días.

Con la muerte de Gaitán se desata una guerra civil no declarada entre liberales y conservadores; a esta etapa de la historia la han denominado como “La Violencia”, caracterizada por muerte y persecución por pertenecer a un partido o a otro. En este período nacen los primeros grupos de autodefensas que posteriormente se convirtieron en las FARC y el ELN.

Gaitán prometía ser un cambio necesario para Colombia, pero por culpa de la violencia, no pudo demostrar lo que podría haber logrado por el país. Al contrario, con su muerte (por coincidencia o no), se dio inicio a una guerra de la que todavía hoy vemos consecuencias. Su vida y sobre todo su muerte, marcaron un punto muy importante en la historia del país, y aún hoy 71 años después, seguimos recordando esta fecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *