Tips para dar regalos en Navidad

Todos  en cualquier momento de nuestras vidas,  en especial en esta época del año durante las fiestas navideñas, nos hemos visto enfrentando las mismas preguntas que siempre surgen cuando se trata de dar regalos: ¿Qué regalar? ¿Cuál podría ser el regalo ideal? ¿Es mi presupuesto un problema?

La cuestión sobre regalar es siempre la misma, encontrar el regalo perfecto para esa persona especial a la cual queremos demostrar nuestro afecto. Y no solo es hallarlo, sino también poder adquirirlo y entregarlo de tal forma que sea una experiencia agradable para quien lo recibe, y satisfactoria para nosotros.

Para enfocar nuestro objetivo debemos considerar:

Condiciones:

  • Según la ocasión
  • Acorde a nuestras capacidades
  • Para una persona en particular

Circunstancias:

  • Como acto de cortesía y formalidad
  • Para manifestar sentimientos
  • Para recordar un evento

Es difícil pensar de antemano en qué podría funcionar a la hora de hacer un presente. Lo ideal sería tener en mente lo que queremos generar en esa persona,  sin quitar la vista de nuestras condiciones y circunstancias.

No es igual darle presentes a tu jefe que a tu madre, por ejemplo, y es aquí donde enfocamos nuestra búsqueda inicial: ¿Qué queremos generar?

  • Como acto de cortesía y formalidad: Cuando regalar es un acto motivado por la amabilidad, el objetivo principal es demostrar gratitud y consideración de forma respetuosa, manteniendo siempre  en mente la relación existente. Por ejemplo, en el ambiente laboral, se recomiendan regalos menos personales y más culturales, como libros.
  • Para manifestar sentimientos: Se busca expresar y generar sentimientos profundos hacia la otra persona, que produzcan una emotiva alegría mutua. El objetivo generalmente es fortalecer el vínculo para demostrar cuán significativa es la persona para nosotros. Los regalos acorde a la persona, pueden ser muy personales e íntimos, como su colonia favorita.
  • Para recordar un evento: La idea es reforzar recuerdos únicos que perduren y hagan que esa persona recuerde siempre algo en particular.  Puede ser la asistencia a una fiesta o celebración, un suvenir adquirido al visitar algún lugar, o un detalle para alguien que no veremos pronto. Aquí se valen toda clase de artilugios decorativos, que ofrezcan en lo posible algún tipo de utilidad.

 

Teniendo claras las circunstancias, examinemos nuestras condiciones:

 

  • Según la ocasión: El regalo adecuado se da en un momento propicio. Olvídate de los regalos aburridos en un cumpleaños infantil, los chicos prefieren jugar y divertirse antes que lucir un abrigo de su color menos favorito. Si la ocasión es un matrimonio, una buena idea es regalar bonos o dinero efectivo, o mejor aún, pregúntale a los novios qué querrían de tu parte.
  • Acorde a nuestras capacidades: No busques impresionar a nadie si tu situación económica no lo permite. No siempre regalos costosos son sinónimo de buenos regalos. Acude a tu buen gusto para encontrar un regalo bonito y económico. Y recuerda: “Quien no agradece poco, mucho menos”. Asegúrate de que la persona a quien quieres premiar con un detalle no tiene en cuenta la cifra sino la intención de tu corazón.
  • Para una persona en particular: Considera siempre los sentimientos y el grado de confianza, cercanía e intimidad. Nunca nadie se ha disgustado por recibir un presente, pero tal vez uno inapropiado podría hacerte pasar un momento incómodo y vergonzoso. Ve por lo seguro, pregunta acerca del gusto de tu amigo(a), prometido(a), familiar o allegado y sobre todo, no sobrepases el grado de confianza o intimidad con regalos fuera de lugar.

 

Para finalizar, unas cuantas sugerencias:

  • Piensa en reciclar envolturas de regalos recibidos, o hacerlas por ti mismo. Así ahorrarás dinero y deshechos al planeta.
  • Usa la menor cantidad posible de bolsas y papel regalo. Una buena opción es empacar tu regalo en algo que haga parte del mismo regalo, como cofres, bolsos, bolsas de tela, cajas plásticas o metálicas.
  • Evita el factor sorpresa para los regalos de cortesía, y úsalos cuando se trate de regalos muy personales y emotivos. Procura que no sean sobresaltos de temor sino más bien de alegría. Generar expectativa sólo cuando el regalo esté a la altura de la misma.
  • Las bromas pueden funcionar para hacer del momento algo inolvidable, pero fíjate bien a quién le harás esta jugarreta. Tal vez a tu suegro no le guste que lo hagas sentir como un tonto.
  • Algunas personas prefieren abrir sus regalos en privado. Recuerda esto y no le presiones para descubrirlo en público en el momento de dárselo.
  • Al obsequiar tecnología ten presente que ésta se actualiza constantemente. No inviertas demasiado dinero en la última versión, sólo asegúrate de que tenga garantía y que sea de una fuente confiable, di no al contrabando y la ilegalidad.
  • Dar prendas de vestir puede no funcionar muy bien si no conoces bien a la persona y si no hay mucha confianza entre ambos. Sugerimos evitar esta clase de regalos. Pero si no tienes otra opción, opta por bufandas, pañuelos, fulares, y demás. Y por favor nunca regales medias, no, no es lindo.

Te animamos a regalar pero sobre todo te invitamos a dar con el corazón en estas fiestas. Recuerda siempre que el objetivo final es disfrutar del acto de dar sin esperar algo a cambio, tan sólo una sonrisa de vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *