¡Acabemos con el sedentarismo!

El sedentarismo es una realidad que golpea no sólo a los adultos y ancianos, sino también a los niños y cada día en mayor medida. Es una situación que se está convirtiendo en un gran problema, ya que trae graves consecuencias de salud tanto físicas como psicológicas.

El nuevo estilo de vida que están viviendo los niños del siglo XXI, hacen que cada vez necesiten moverse menos. En el colegio están sentados 8 horas o a veces más; en el recreo solamente tienen tiempo para comer y pocas veces queda tiempo para jugar; las clases de educación física generalmente son sólo dos horas semanales; después de clases llegan a casa a hacer tareas, ver televisión o jugar videojuegos; finalmente cansados de todo el día, duermen y al otro día la misma rutina. ¿Y dónde queda la actividad física?

Los niños que no practican ninguna actividad física y son sedentarios, tienden a sufrir de obesidad, falta de autoestima, estrés, depresión y cuando sean adultos tienen mayores posibilidades de ser hipertensos y sufrir de enfermedades del corazón, entre otros problemas.

Entendemos que la vida moderna sobre todo en las grandes ciudades, hacen que el sedentarismo sea más común, porque no es fácil ni seguro dejar salir a los niños a jugar a la calle o no hay el suficiente tiempo por parte de los padres para jugar con ellos o acompañarlos al parque; pero estamos seguros que con un poco de orden y pensando en los efectos positivos que el ejercicio les puede traer, alguna solución se puede encontrar para que no solo los niños, sino toda la familia, aprenda a moverse más.

Según los expertos, los niños deben ejercitarse mínimo entre 60 y 120 minutos al día. Para los adultos 30 minutos de actividad física de intensa a moderada cinco o más días a la semana, estará muy bien.

Entonces, después de saber todo esto, ¿qué hacer para sacar a los niños del sedentarismo? Aquí van nuestros consejos:

  • A los niños menores de 10 años, no les regales tabletas electrónicas, computadores o celulares. No solamente los vuelven más sedentarios, si no que les disminuye la capacidad de asombro y de imaginación.
  • ¡Déjalos jugar! Obviamente siguiendo algunas reglas para que no desbaraten la casa en media hora, pero mientras se pueda, déjalos saltar y correr. Tienen mucha energía en el cuerpo y deben usarla.
  • Organicen caminatas familiares o paseos en bicicleta. Los domingos puede ser un buen momento para disfrutar de este plan.
  • Llévenlos a parques donde puedan correr, elevar cometas, tirarse en el pasto.
  • Jueguen en familia. ¿Qué tal hacer obras de teatro de la película favorita de los niños? Pero donde se tengan que mover.
  • Enséñales a bailar. Que muevan el esqueleto con las canciones del momento.
  • Cuando les hagas fiestas de cumpleaños o primera comunión, organiza juegos recreativos donde todos los niños puedan participar.
  • Llévalos a practicar algún deporte. Pero que sea el niño quien elija el deporte que le guste.
  • Sabemos que el trabajo y las labores del hogar te consumen todo el día, pero dedica por lo menos media hora de tu jornada diaria para hablar y jugar con tus niños. De grandes, te lo agradecerán.

Esperamos estos consejos les ayuden para que el sedentarismo no los consuma ni a ustedes ni a sus niños. Recuerden que el ejemplo cunde, y si los niños ven a sus padres todo el día echados en un sofá, ellos querrán hacer lo mismo.

¿Qué otras formas se te ocurren para luchar contra el sedentarismo? ¡Cuéntanos en los comentarios!

 

Fuentes:

El sedentarismo ataca de frente a los niños

Niños sedentarios, cada vez más numerosos

6 tips para evitar el sedentarismo en tu hijo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *