Agradecer

En el último mes del año, todo parece que fuera muy rápido. En el colegio estamos corriendo porque llegan los exámenes finales, los exámenes de recuperación y los actos cívicos de clausura de año. En el trabajo, se hacen cierres de caja, liquidaciones, finalización de contratos. Y en los medios de comunicación, vemos cómo se hacen miles de recuentos de lo mejor y lo peor del año, lo más recordado, los resúmenes de todos los acontecimientos, etc. Seguramente te sientes identificado con varias de las cosas mencionadas anteriormente, pero ¿alguna vez has hecho el ejercicio de hacer un recuento de tu año o de tu vida, y agradecer por todo lo bueno que te ha pasado y todo lo no tan bueno que te ha dejado grandes enseñanzas para el futuro?

En el artículo de hoy, que más bien es una corta reflexión, queremos proponerte que hagas un resumen de lo bueno y lo malo que pasó este año. De lo bueno qué te pasó, ¿a quién tienes que agradecer? Siempre habrá alguien o algo que te ayudó a cumplir los sueños de este año, siempre tienes a tu familia, a tus padres, a tus amigos luchando a tu lado para que cumplas tus objetivos. Ve donde ellos y agradéceles. No sabes lo felices e importantes que se sentirán. Si lograste algo completamente solo, entonces agradece a Dios, al cosmos, al destino, o a quien quieras, agradece porque pudiste alcanzar lo que querías, gracias a tu esfuerzo.

Si te ocurrió algo no tan bueno, piensa en todo lo que te pudo hacer crecer esa experiencia, todo lo que te enseñó, y todo lo que pudo aportar a tu vida para mejorar. Si un ser querido se ha marchado durante este año, recuérdalo y hazle un homenaje, agradece a la vida que lo pudiste tener durante un tiempo junto a ti.

Si este año, sientes que no pasó nada importante como para estar agradecido, mira a tu alrededor, y vuélvete a hacer esa pregunta. ¿De verdad no tienes algo por lo que estar agradecido? Tienes una cama, un techo, un alimento que comer, sales a la calle y puedes ver, puedes sentir el viento, el calor del sol, el frío de la lluvia, puedes escuchar los pajaritos en la mañana. Puedes estudiar, puedes leer, puedes abrazar a tus padres, a tus amigos. Tienes una vida llena de sueños, de ilusiones, de esperanzas. Tienes ánimos para levantarte cada mañana e irte a estudiar o a trabajar.

La Navidad, es una época de fiesta y celebración, pero también debe ser el tiempo adecuado para la reflexión, para el amor, la paz, la esperanza y como lo hemos dicho, para agradecer.

Les deseamos una muy feliz navidad a todos y un excelente año nuevo 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *