Ser Maestro

Muchos son los significados de la palabra MAESTRO, y aunque la mayoría se refieren a una persona que enseña un arte u oficio y que es práctica en una materia, lo cierto es que las personas que se dedican a enseñar tienen una gran responsabilidad social, pues sobre ellos cae la orientación del futuro de un país.

Para enseñar hay que tener vocación, espíritu de colaboración, solidaridad y servicio; preparación y muchos deseos de superación, pues el maestro tiene que reinventarse constantemente para vivir siempre actualizado y  a la par con el desarrollo de los niños y jóvenes.

maestro2

Para ser maestro hay que poseer infinidad de características y requisitos, destacamos entre otras las siguientes:

  • Amor: Gabriela Mistral decía que “quien no sabe amar no enseñe a niños”, porque para enseñar se necesita estar dispuesto a las necesidades de estos, escucharlos, entenderlos para poderlos guiar.
  • Conocimiento: quien va a enseñar tiene que tener claro de qué habla, cuáles son los principios del área que maneja, determinar qué es lo que debe saber el estudiante; si va a enseñar Inglés por ejemplo, tiene que hablar el idioma, conocer su gramática, porque al estudiante le pueden surgir dudas que el maestro debe estar en capacidad de solucionar.
  • Criterio: el maestro tiene que resolver problemas dentro y fuera del aula, tiene que saber discernir entre lo que está bien o mal, tiene que “administrar” justicia y saber sortear miles de situaciones que no aparecen ni en los manuales ni en los libros, por eso es indispensable que tenga un criterio definido.
  • Responsabilidad: es una de las más grandes virtudes que debe poseer un maestro, pues siendo responsable está enseñando; la responsabilidad incluye la puntualidad, la investigación, la preparación; en términos generales el cumplimiento de su labor con los estudiantes, los padres de familia, la institución y la sociedad.
  • Entusiasmo: el maestro que mantiene entusiasmo por su labor y el área que enseña, transmite al estudiante el amor por aprender. Muchos jóvenes han optado por estudiar en la universidad un determinado programa, por el amor y el entusiasmo que un profesor le puso a lo que enseñaba. El entusiasmo unido al conocimiento fomenta la formación de excelentes profesionales.

Ser maestro más que una profesión u “oficio” es un modo de vida, a la que se dedican personas especiales que quieren orientar a jóvenes y niños para tener una sociedad mejor.

Felicitaciones maestros en su día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *